A L F A O M E G A

Los mejores jefes policíacos, han sido militares

Jorge Herrera Valenzuela

Los mejores  jefes policíacos, han sido militares

Política

Enero 20, 2019 20:58 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Jorge Herrera Valenzuela › diarioalmomento.com

3,821 vistas

Es interesante voltear la mirada hacia el Siglo XX para enterarnos de que en los gobiernos sexenales, la seguridad pública en la Capital del País como en cada una de las entidades federales, fue jefaturada por militares de alta jerarquía y sus integrantes mayoritariamente eran civiles. La encomienda de prevenir la comisión de delitos, la investigación de hechos consumados (homicidios, lesiones y robos), arrojó resultados positivos y la gente podía transitar las 24 horas del día, por calles, avenidas y parques, con absoluta tranquilidad.
Hasta la mitad del sexenio 1994-1997 en el caso del Distrito Federal, hoy Ciudad de México, el Presidente de la República nombraba al Jefe del Departamento del D.F., al Procurador General de Justicia y al Jefe de la Policía Preventiva (la denominación ha cambiado en varias ocasiones); los dos primeros funcionarios formaban parte del gabinete presidencial. Por muchos años existió la Dirección General de Tránsito, cuyo titular también era nominado por el Ejecutivo Federal.
Más adelante abundaré en este comentario con los nombres de los divisionarios que cumplieron con su misión: mantener la seguridad de la ciudadanía, dentro y fuera de sus hogares, en los establecimientos comerciales. Se podía pasear, en la madrugada, por la Avenida Juárez, por la Alameda, asistir a espectáculos nocturnos en diversas zonas de la Capital Mexicana e inclusive desplazarse a cenar tacos en las esquinas de la Colonia Guerrero o ’a espaldas’ del Cine de La Villa, por la calzada rumbo a la Basílica de Guadalupe.

El control de la delincuencia ’común y corriente’ lo ejerció exitosamente un cuerpo policíaco denominado Servicio Secreto. Los agentes investigadores eran autodidactas, trabajaban intuitivamente, aclaraban los casos, detenían a los responsables y los presentaban ante el Ministerio Público. La Dirección Federal de Seguridad, dependiente del Secretario de Gobernación, era la policía política: su encargo era saber todo lo que ocurría hasta en el más apartado rincón del país y mantener informado al Presidente de México. Con anticipación se sabía de los movimientos de los líderes sindicales, de todos los políticos y funcionarios.
EN EL SERVICIO SECRETO, PUROS CIVILES
Cabe precisar que el Servicio Secreto tenía su estructura propia, aunque el jefe, los comandantes y los agentes eran subordinados del Jefe de la Policía Preventiva del Distrito Federal y éste a su vez lo era del Regente de la Ciudad, aunque también tenía comunicación directa con el Presidente de la República. Ese organismo policíaco era totalmente integrado por civiles. Los de la DFS, desde su origen tuvo adscritos a los más destacados oficiales egresados del H. Colegio Militar y el mando estuvo a cargo de 7 militares y 3 civiles, a lo largo de 38 años.
En los párrafos anteriores procuré hacer una descripción, muy sintetizada, de los principales organismos policíacos y reiterar que los mandos directivos y los agentes brindaron seguridad a los habitantes de la Capital del País bajo las órdenes de los generales Miguel Molinar Simondy, Luis Cueto Ramírez, Renato Vega Amador, Rogelio Flores Curiel, Ramón Mota Sánchez, Daniel Gutiérrez Santos, José Domingo Ramírez Garrido Abreu, Santiago Tapia Aceves y, el último militar, Carlos Enrique Salgado Cordero. En el final del sexenio de Miguel de la Madrid, el sinaloense Jesús Enrique Jackson Ramírez fue el primer civil que ocupó el cargo de jefe policíaco; para entonces, 1987, ya la dependencia era la Secretaría de Seguridad Pública del D.F...
Sin duda alguna los servicios prestados por los trescientos agentes del Servicio Secreto, siempre resultaron fructíferos. Los homicidios, los asaltos callejeros, los robos a casas habitación, la detención de ’carteristas’, no quedaban sin solución y los responsables iban a prisión. El primer asalto y robo en una sucursal bancaria (la ubicada en Insurgentes Sur y Vito Alessio Robles, en San Ángel) cometido por una banda de venezolanos y colombianos fue esclarecido en menos de 48 horas, capturados los responsables, recuperado parte del botín.
Es de justicia recordar a quienes dieron prestigio internacional a la policía mexicana y entre ellos están el maestro de una generación de detectives, todos civiles, Don Manuel Mendoza Domínguez y su equipo que formaron Jorge Obregón Lima, Jorge Udave González, José Salomón Tanús, Manuel Baena Camargo, así como la etapa del catedrático universitario y abogado Eduardo Estrada Ojeda y una mención especial para el de Cerritos, San Luis Potosí, Rafael Rocha Cordero, el carismático primer comandante y jefe de la corporación, a quien llamábamos ’El Gallo’. También hizo historia, en Servicios Especiales y en la Subjefatura de la Policía Preventiva, el general Raúl Mendiolea Cerecero.
El presidente José López Portillo y Pacheco cortó la existencia del mejor cuerpo policíaco de México; lo transformó en la Dirección de Investigaciones para la Prevención de la Delincuencia y la puso en manos de su íntimo amigo Arturo ’El Negro’ Durazo Moreno, quien hizo y deshizo a su regalado gusto, su corrupción quedó reflejada en las mansiones que construyó en el Sur de la Ciudad de México y la conocida como ’El Partenón’ en Zihuatanejo, Guerrero. En los archivos del Servicio Secreto existía, en los años 60s, la ficha signalética de ’El Negro’, por robo de accesorios de automóviles y cuando recibió el regalo de su amigo ’Pepe’ ordenó la aprehensión de dos grandes investigadores: José Salomón Tanus y Jorge Obregón Lima, quienes estuvieron temporalmente recluidos en el Campo Militar 1. Ambos conocían la historia delictiva del sujeto que sin ser militar, vistió el uniforme verde olivo y se puso insignias de general de división.
LA DFS INTEGRADA POR MILITARES
El presidente Miguel Alemán Valdés el 1 de abril de 1947 creó la Dirección Federal de Seguridad, dependiente del Secretario de Gobernación, con el objetivo principal de tener información diaria sobre lo que ocurría en todo el país, es decir en sindicatos, en grupos políticos de oposición, entre los funcionarios de gobierno, capitanes de industria y comercio, de estudiantes de planteles superiores y…¡ hasta de los periodistas! En ese sexenio (1946-1952) fueron titulares de Gobernación: el campechano Héctor ’Toto’ Pérez Martínez (falleció por enfermedad), el sonorense Ernesto P. Uruchurtu y el veracruzano Adolfo Ruiz Cortines.
Para su integración fueron seleccionados los mejores oficiales del H. Colegio Militar y la dirección quedó a cargo del entonces Teniente Coronel Marcelino Inurrieta de la Fuente. En el grupo de jóvenes capitanes estaban Fernando Gutiérrez Barrios, Rosalino Ramírez Faz, Jesús Miyazawa Álvarez, Florentino Ventura, Manuel Lecuona Ramos. También fueron fundadores de la DFS, Javier García Paniagua, Félix y Lenin Alvahuante, Alberto Gómez Villaseñor y el prestigiado perito en criminalista, el abogado y teniente coronel Mario Hernández Malda. Uno de los más pintorescos directores, lo fue el general Manuel Rangel Escamilla y el de triste memoria, el abogado José Antonio Zorrilla Martínez, señalado como autor intelectual del asesinato de mi compadre, el columnista político Manuel Buendía Tellezgirón. Zorrilla y sus presuntos cómplices fueron procesados y sentenciados a más de 30 años de prisión.
Durante los 38 años que funcionó la citada dependencia policíaca, fueron muchas sus intervenciones en eventos que realizaban los opositores al gobierno; las críticas y condenas abundaron, señalándose que la DFS era inconstitucional, que era un organismo de espionaje, que actuaba represivamente y se le atribuyó un sinnúmero de desaparición de personas. El presidente De la Madrid Hurtado la transformó en Dirección General de Investigaciones y Seguridad Nacional, después fue el Cetro de Investigación y Seguridad Nacional, el CISEN. Desde el 1 de diciembre pasado, es el Centro Nacional de Inteligencia y depende de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.
PREGUNTA PARA MEDITAR:
¿Los opositores a que la futura Guardia Nacional tenga un mando militar, conocerán los antecedentes que aquí he citado, en forma sintetizada?
P.D. Este lunes 21 se cumplen 250 años del natalicio de uno de los más ilustres insurgentes, Ignacio Allende. El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México y el Instituto Estatal de Cultura de Guanajuato han programado, a partir de esta fecha, series de conferencias sobre la vida del hombre que iba a encabezar el movimiento de 1810, pero tomó la bandera el padre Miguel Hidalgo al ser descubierta la conspiración. Allende, Hidalgo, Ignacio Aldama y Mariano Jiménez fueron fusilados y decapitados en Chihuahua. Bueno, pues habrá conferencias sobre la vida de este personaje y su desempeño en el Movimiento Insurgente, en el INEHRM, en sus instalaciones de San Ángel, en la Ciudad de México, así como en Celaya, en San Miguel Allende y en la capital guanajuatense. Por cierto, ¿sabe usted cómo se llamaba el patricio nacido en San Miguel El Grande?, Ignacio José de Jesús Pedro de Allende y Unzuaga.
jherrerav@live.com.mx



Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.